Niño interior fuente de vitalidad

Una vez que se integra, el niño interior se convierte en una fuente de regeneración y vitalidad. Carl Jung lo llamó el «niño maravilloso», nuestro potencial innato para explorar, asombramos y ser creativos. J. Brandshaw

Deja un comentario