¿Deseas de verdad la paz interior?

De ser así, es tuya. Ríndete. Deja ya de luchar. Deja ya de defenderte. Deja ya de pretender ser lo que no eres. Deja ya de negar. Deja ya de mentirte. Toma posesión de tus propias defensas, de tus muros, de la jaula en la que estás encerrado.

No pretendas la perfección, porque es precisamente el deseo de perfección lo que nos lleva a construir esos muros. Lucha por la plenitud y para que la luz y la oscuridad convivan en igualdad. Las personas, igual que las cosas, tienen su lado oscuro y su lado claro, porque ser humano es serlo todo.

Debbie Ford en Los Buscadores de la Luz

Foto: Sarah Lawrie

black-and-white-pictures-by-sarah-lawrie_0-640x640-640x520

Deja un comentario