Es muy movilizante y sanador, ver reflejadas las energías propias y las del otro en acción. Abre puertas hacia más enfoques y más trabajo propio y con un terapeuta, -preferentemente- acerca de nuestra absoluta incumbencia en todo aquello que nos sucede.

Anónimo