En mi primera constelación grupal hace muchos años con una facilitadora, pedí para trabajar mi relación con el dinero, la abundancia. Pasaba uno y pasaba otro y nada. Mientras tanto, lo interesante fue que 3 personas me eligieron para representar a sus madres. Yo no soy madre, elegí hace años no serlo y no me arrepiento; pero al tercero que me eligió de mamá me dieron ganas de gritar joder!!! yo que quería estar tranquila y mirá, acá estoy mamaceando a todo el mundo.

Con esa persona, un señor que parecía bastante conflictuado, fue tremendo. La info que me bajó fue fuertísima, tanto que cuando la facilitadora nos indicó que nos moviéramos después que él nos colocó en las respectivas posiciones, no sólo no me moví de lugar sino que casi me metí dentro de una pared. Me hice un bollito y me tapé la cabeza. De dónde salió eso sólo Hellinger sabe, y lo más impresionante fue que el señor casi gritó, “eso! eso es lo que hizo mi madre toda la vida!!!”

Quedé agotada. En eso me convoca la facilitadora a trabajar mi tema y yo no podía más, estaba muy movilizada, así que pasé.

Eso fue un sábado. El domingo dormí todo el día, exhausta de las cosas que se habían movido en mí. Desde esa primera experiencia, constelé unas cuantas veces más, lo hago por lo menos dos veces por año. Hoy día mi relación con mi madre es otra, siento amor y compasión porque he visto que es humana, cosa que antes parecíamos no contemplar. En términos de dinero también me va mejor, pero esa es otra historia!
Ya estoy lista para otra Leo! cuando armes avisame.

Voy a contar mi primera experiencia.